Como buen ejercicio aeróbico –aquel que requiere un esfuerzo del corazón y los pulmones para proporcionar oxígeno a los músculos– la natación produce la liberación de endorfinas.

  • Pone en marcha a los principales grupos musculares del cuerpo
  • Estimula el sistema cardiovascular
  • El trabajo realizado resulta mucho mayor gracias a la resistencia del agua
  • El cuerpo al estar sumergido, recibe menos impacto físico

La clave está en el agua. El medio líquido produce relajación.

  • El movimiento rítmico de la natación nos hace entrar en un estado meditativo
  • En el agua podemos desconectar de los sonidos que nos rodean y oír solo nuestra respiración
  • Nadar pone en funcionamiento ambos hemisferios del cerebro, que necesitan mayor cantidad de oxígeno
  • Este aumento de la comunicación de los dos lados del cerebro supone un aumento de la cognición y mejores capacidades de aprendizaje https://physoc.onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.14814/phy2.14247

En suma, si tienes dudas de los beneficios de nadar, recuerda:

La natación promueve la liberación de sustancias en el cerebro que mejoran la cognición y la memoria, gracias en parte a que contribuye a establecer nuevas conexiones cerebrales.

Ayuda a nuestro organismo a luchar contra el estrés oxidativo y los radicales libres, reduce los niveles de estrés y mejora nuestro sistema inmunitario.

En conjunto, ¡mejora el estado de ánimo!
https://www.e-jer.org/journal/view.php?number=2013600793